HUARTE – MONASTERIO DE LEYRE

abril 19, 2016

Desde Huarte hasta el Monasterio de Leyre tenemos unas de las rutas más interesantes, donde podemos visitar desde la naturaleza más agreste hasta uno de los monasterios más interesantes y atractivos del norte peninsular. Saliendo de Huarte tomaremos la carretera hacia Ayos y desde allí partiremos hasta Lumbier, para posteriormente llegar a nuestro destino Leyre.

En Aoiz podríamos visitar los restos del monasterio de Zagurrigar, cerca del puente románico sobre el río Iratí. Destaca en el pueblo su iglesia con portada plateresca y su pila bautismal policromada del siglo XV.

En Lumbier y en sus proximidades se encuentra un punto significativo La Foz de Lumbier en el río Iratí y su Puente del Diablo. Podemos recorrer la Foz en una visita guiada , que transcurre por el antiguo recorrido del tren del Iratí.

Nuestro destino final nos lleva a Leyre y a su monasterio. La leyenda nos cuenta que en él vivió un santo monje de nombre Virila, que un día, abstraído por el canto de un pajarillo se interno en el bosque. Allí permaneció en éxtasis durante mas de trescientos años, después de las cuales volvió al monasterio pensando que solo había pasado una mañana desde su marcha. Esta leyenda es un hecho constatado en la documentación de la época. La leyenda corrió por toda Europa en boca de los peregrinos del Camino de Santiago, y en el lugar tan portentoso hay hoy una fuente y una esfinge del Santo.

La fecha de fundación del monasterio es desconocida. Su origen se remonta en el tiempo y puede responder a una reunión de los ermitaños que habitaron las cuevas del entorno.

En el siglo IX hay ya testimonios históricos del monasterio, siendo su historia muy interesante. Entre sus monjes eran elegidos los obispos de Pamplona. Se ha dicho que este monasterio es más que El Escorial, porque no solo fue monasterio, sino que además era asiento de realeza Navarra. En 1954 se asentaron en él un grupo de monjes benedictinos procedentes de la abadía de Santo Domingo de Silos.

La parte más antigua del monasterio es la formada por la cripta, edificada en el siglo XI, dividida en cuatro naves, con columnas con grandes capiteles donde se hace patente la austeridad del primitivo románico.

La bóveda gótica, es sin duda, la más bella de Navarra, su entrada se hace por la ”porta speciosa”, obra del siglo XIII y de gran belleza y cortada por una columna – porteluz.

La cabecera del coro es la primera construcción románica de grandes dimensiones en sus muros, y en ella se halla el panteón de los reyes de Navarra de los siglos X y XI.

De interés para el visitante es saber que hay una hospedería abierta al publico y una residencia sola para varones.


<< volver