SAN JUAN EVANGELISTA

abril 12, 2016

iglesiadehuarte

Su origen se remonta a la edad media y su emplazamiento se puede situar ene el mismo lugar que el templo actual, pero menos, esta formado por una nave articulada en varios tramos cubiertos por una bóveda de piedra, sobre el ultimo tramo se elevaba una torre.

Era conocido como “iglesia de abajo” para diferenciarla de la de San Esteban “iglesia de arriba”. En el siglo XVI conocerá una ampliación, consistente en un nuevo crucero y cabecera, la no finalización de las nuevas obras obligaría a una nueva ampliación que contemplaría fabricar desde sus cimientos.

Todo el cuerpo de la iglesia. Las obras implicarían varios años de ejecución hasta darlas por finalizadas. La unificación de las dos parroquias en 1775 implicaría aumentar el tamaño y la construcción de la capilla del Niño Jesús. Varias han sido hasta nuestros días las diferentes reformas realizadas en el templo hasta verlo como hoy lo contemplamos con su sobriedad arquitectónica.

Huarte_virgen_blancaVarios elementos artísticos destacan de nuestra iglesia: El rosetón formado por dos molduras, una interior y otra exterior, labradas con relieves de tradición gótica, muy posiblemente se trate de uno de los escasos testimonios, junto con la pila bautismal, que se han conservado de la primitiva iglesia de San Juan Evangelista. Cada una de las molduras esta constituida por veinte motivos, que intercalan imágenes figurativas con otras geométricas de carácter abstracto.

Pero la joya mas preciada y de mas interés artístico es sin duda la figura de la Virgen Blanca. La figura representa una virgen con el Niño esculpida en mármol blanco, elevada sobre un pedestal de mármol negro. Una inscripción latina de caracteres góticos grabada en la peana, da información sobre su historia. La virgen fue traída de Paris en 1349 y fue un regalo a esta parroquia de Martín Huarte, mercader de Pamplona. De la calidad de la escultura podemos deducir que su autor se encontraba entre los mejores artistas de Paris en aquellos años especialmente brillantes del gótico francés.

Tal es la devoción de los huartearras hacia su virgen que podemos afirmar que casi ha suplantado al Santo bajo cuya advocación esta la parroquia. El retablo mayor es también muy interesante artísticamente. Pintado por el artista estelles Juan Bustamente en el año de 1535. El soporte es madera y cubre el segundo piso y el ático, representa distintas escenas de la vida de Cristo. El cuerpo escultórico del retablo lo forman las imágenes de los evangelistas presididos por San Juan y culminados por un crucificado, desconocemos el artista que lo realizo.

La parroquia de Huarte alberga otras muchas obras de arte que también merecen la atención del visitante curioso.


<< volver